Sobre las Reflexiones en torno al oficio de escritor y la creación novelística, de Eduardo Liendo

Publicado: octubre 7, 2013 en Escritura, Palabreando
Etiquetas:, , ,

Sobre las Reflexiones en torno al oficio de escritor y la creación novelística, de Eduardo Liendo. Por Albio Vivas.

Eduardo Liendo:

Jamás olvidé una frase de Rousseau que decía:

Sólo soy grande cuando escribo

y ése fue mi ideal de realización personal. 

Lástima que la política me retrasó en el camino.

   Eduardo Liendo,  nació en Caracas un 12 de enero de 1941. Estudió en el Instituto de Ciencias Sociales de Moscú, participó como profesor invitado de la Universidad de Colorado en EEUU. Participo de forma muy activa en la escena literaria y cultural de Venezuela desde los años 70, coordinó talleres literarios de narrativa en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg), en la Universidad Católica Andrés Bello y formo parte de la Junta Directiva en la Asociación de Escritores de Venezuela. Su primera novela: El mago de la cara de vidrio publicada en Caracas por Monte Ávila en el año 1973, y de la cual se existen varias ediciones, es un comentario satírico del poder que tiene la televisión en la sociedad.

   Dentro de sus obras tenemos: El último fantasma (2009), Contraespejismo (2008), Las kuitas del hombre mosca (2005), El round del olvido (2002), Diario del enano (1995), Si yo fuera Pedro Infante (1989), El cocodrilo rojo (1987),  Los platos del diablo (1985), Mascarada (1978), Los topos (1975) y El mago de la cara de vidrio.

   En la conferencia: “Reflexiones en torno al oficio de escritor y la creación novelística”,  pronunciada por Liendo en el Departamento de Español y Portugués de la universidad de Colorado en Boulder, Estados Unidos, el 23 de agosto de 1996, y que posteriormente fuera publicada en “Poética de la Novela” de la editorial Memorias de Altagracia, el autor aborda el tema de la escritura, enumerando algunas reflexiones de las cuales nos tomamos el atrevimiento de hacer un resumen, o al menos esbozar algunas ideas:

1)    La condición de lector: en alguna época de su vida, el escritor debió ser lector, un buen lector. “Seguramente en el origen de toda vocación literaria está la gran admiración por los libros y sus autores y luego una intensa necesidad de emularlos”. “La lectura ilumina al escritor sobre un sin número de posibilidades temáticas y formales; en este sentido, la originalidad debería entenderse como una mezcla personal de múltiples influencias, algunas de las cuales podrían ser no totalmente conscientes para el mismo escritor considerado”

2)    La voluntad de creación: así como en una guerra el valor es indispensable para el soldado, según Karl Clausewich, dice Liendo que para un escritor la voluntad de creación es fundamental. El escritor puede tener otras cualidades como talento, experiencia, capacidad de observación o dominio del lenguaje, que pudieran perder significación sin la inquebrantable voluntad de crear una obra. Tajantes estas dos afirmaciones: “Sin voluntad no hay obra” y “Casi siempre sucede que las ensoñaciones de un autor frustrado no fueron secundadas por una firme voluntad de hacer”

3)    La voluntad del estilo: La palabra es el arma del escritor, la base de su trabajo, la herramienta para crear la obra literaria. El lenguaje es conocido por casi la totalidad de la gente de una comunidad idiomática, por tanto el escritor se mueve en un mundo mas terrenal y cercano a sus destinatarios, cosa distinta en otras artes, donde un escucha no tiene porque saber leer una partitura, ni un observador conocer los trazos y técnicas de un pintor. El como el escritor emplea las palabras, usarlas adecuadamente, con calidad expresiva para transmitir su mensaje, para encantar a quien le lee, hipnotizarlo, persuadirlo a continuar con la lectura, la forma como lo hace, como construye esa prosa, constituye el estilo de cada escritor. Tal como nos comenta Liendo al respecto decía Jean Paul Sartre: “Nadie es escritor por haber decidido decir ciertas cosas, sino por haber decidido decirlas de cierta manera”. Para Liendo, el estilo se logra con la escritura, escritura, reescritura y reescritura. ¿Sabía que Flaubert mencionó hizo nueve versiones de Madame Bovary, y García Marquez también nueve del Coronel no tiene quien le escriba? Liendo indica, que por lo menos el hace tres versiones de cada escrito suyo.

4)    Observar: Observar sirve al escritor para nutrir la imaginación, y para pulir la observación es necesario ser un curioso, estar abierto y pendiente de las situaciones que la vida nos ofrece, para luego ser usadas frente al papel en blanco. Heminway decía que había que aprender a observar con un ojo particularmente atento: “ver cómo un gato dobla el espinazo para doblar una esquina”.

5)    Investigar: Creo que con estas palabras de Liendo no hay que agregar más nada respecto al afán investigativo: “Es evidente que el escritor no puede dejarlo todo al capricho de su imaginación y saquea constantemente la realidad real, quizás el arte de narrar radica en no hacer completamente obvia esa interrelación. Es posible que el escritor prescinda de muchos datos reales, pero conocerlos y desecharlos forma parte de su libertad de creación. Mientras que ignorarlos, puede ser una seria limitación.”

6)    Imaginación: la imaginación es el ángel del escritor, cualidad esencial en la literatura, en el arte, la imaginación abona y fecunda a los demás elementos, técnicas y recursos de la escritura. Los extraordinarios creadores de la humanidad han sido individuos con prodigiosa imaginación y gran dominio de sus recursos expresivos. “Crear es imaginar, inventar, subvertir la realidad”. Para Liendo, el escritor puede develar lo desconocido u oscuro para si mismo con la lampara de la imaginación

7)    Oficio de vivir: “Nada puede reemplazar la vida”. El escritor se nutre de todo lo que la vida le ofrece: variadas experiencias, contrastes y emociones. Pero no es prudente hacer generalizaciones dogmáticas, hay quienes tienen una imaginación tan fuerte que se les basta la intimidad de la soledad para afrontar el hecho creativo. Incluso, conocer un poco sobre la vida de algunos escritores puede resultar útil, acercarse a su egocentrismo, obsesiones, flaquezas, creencias, desafíos, costumbres, etc., todos esos conocimientos nutren la idea de qué es un escritor y una aproximación a cómo lo hace.

8)    Técnicas: comenta que quizás es uno de los aspectos que más inquieta al narrador en ciernes, afirma no esta de más indagar sobre las armas del oficio como manejo de tiempo narrativo, puntos de vista del narrador, monólogos, diálogos, etc. Pero que no se los tome a pecho, pues como diría Faulkner: “Si el escritor está interesado en la técnica, mas le vale dedicarse a la cirugía o a colocar ladrillos. Para escribir una obra no hay ningún recurso mecánico, ningún atajo”. Para Liendo, el talento del escritor esta en asumir las herramientas y adaptarlas a conveniencia en a la ficción que este creando.

9)    Circunstancias y manías: “son innumerables las maneras utilizadas por los escritores para desarrollar su manía escritural”, no hagas tuyas las manías ajenas… aprende a reconocer tus circunstancias, hacer tus propias manías para lograr tu objetivo de escribir.

10) Los medios: Hemos pasado de las tablillas usadas por los sumerios hace 3000 años a los procesadores de palabras de estos últimos, sin embargo, el medio no hace al genio. Como decía William Faulkner: “un escritor sólo requiere de dos cosas: papel y lápiz”. Liendo agrega, que se debe trabajar para que a través del medio empleado se logre uno de los objetivos del escritor: seducir y encadenar al lector al espejismo creado en el libro.

11) El porcentaje: Siendo una practica más o menos generalizada que el escritor gana el 10% sobre el precio de cada ejemplar vendido, alguna vez Miguel Otero Silva dijo: “siempre aparece un escritor que nos venga a todos y cobra por los demás”.

12) La otra piel: Es la piel que se va formando, la que aguanta los primeros arañazos lanzados al escritor novato, pero también la que aguantará los mordiscos de los críticos rabiosos, los aduladores de oficio, desplantes de periodistas, prepotencias de editor, decepciones varias, y las emboscadas el propio ego.

   Siempre me ha parecido interesante leer de los escritores como abordan el acto de escribir, qué es escribir y cómo lo abordan. En estas líneas esta reflejado el pensar del escritor venezolano Eduardo Liendo.

¿Qué opinan al respecto?

Si gustan leer el texto completo, el discurso transcrito esta disponible en:

http://ficcionbreve.org/reflexiones-en-torno-al-oficio-de-escritor-y-la-creacion-novelistica-de-eduardo-liendo/

   Gracias por leernos, saludos.

Albio.-

Anuncios

¿Qué piensas al respecto? Coméntanos:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s